BODEGAS CON LARGA TRADICIÓN

La historia de lo que hoy es Bodegas Álvaro Domecq S. L. se remonta a 1850, año en el que se funda Bodegas Pilar Aranda, que durante siglos se consolidó como uno de los productores de mayor calidad del Marco de Jerez. Pilar Aranda fue la primera mujer bodeguera del Marco de Jerez y la primera en ser elegida Capataz de Honor de la Fiesta de Vendimia. Hoy en día constituye un referente en el mundo del Jerez. Con el máximo respeto esa tradición y al importante lugar que ocupaba la bodega, en 1999, Álvaro Domecq Romero, conocido rejoneador nacido en Jerez, y gran aficionado al mundo de los vinos de su tierra, se hace cargo de la mítica bodega jerezana.

La seña de identidad de bodegas Álvaro Domecq S. L. continúa siendo la apuesta por la calidad y el compromiso con la tradición jerezana, manteniendo una forma de trabajar que durante años ha dado algunos de los vinos más apreciados en mercados internacionales, especialmente el mercado británico.

Tras ocho años de trabajo exhaustivo, Bodegas Álvaro Domecq da un nuevo paso y se incorpora a Avanteselecta, una compañía que elabora vinos en las principales zonas vinícolas españolas bajo una filosofía común que tiene como pilares fundamentales la búsqueda de terroir únicos y defensa de las variedades autóctonas para crear proyectos únicos que marquen la diferencia en las zonas donde se ubican. Bajo esta premisa,  Bodegas Álvaro Domecq S. L. encaja perfectamente en la compañía que está llevando los vinos de Álvaro Domecq a más de 35 países.

El sistema de criaderas y soleras, el estricto control de las sacas que se realizan cada año y el mimo con el que se trata a los vinos durante todo el proceso ofrecen un resultado que marca la diferencia y que ha posicionado a Bodegas Álvaro Domecq S. L. entre los productores del Marco de Jerez que han contribuido en los últimos años a que se esté produciendo un nuevo renacer de este tipo de vinos que comienzan a recuperar su prestigio en todo el mundo.